El Síndrome Martina Klein

– ¡Cuéntame tonto! ¿estás ya mejor? porque la semana pasada no supe nada de ti.

– Genial. Por fin estoy a gusto con la vida – en ese momento reparé en que no lo estaba haciendo bien pero desconocía qué me sucedía-. No tienes más que ver mi pelo. Para mantenerlo suave y brillante usaba marcas de peluquería, pero ahora he cambiado a nuevo …

– ¡José! – me interrumpió Stacey -. Vamos a ver. Céntrate. El hecho de que tengas licencia para crear anuncios no implica que tengas que protagonizarlos también.

– ¡JA! No pretendas que sea quien tu quieres que sea, Stacey. Soy yo el que tiene un hijo que cuidar y el que lleva pegándose 378 madrugones a lo largo de 10 años para poder ser quien soy hoy en día.

– Vale. El mejor amigo de mi padre es psiquiatra. Le llamaré y ¡para! ¡no quiero…

Ver la entrada original 1.041 palabras más

Me interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s